Para muchos italianos hay tres jugadores históricos de ese país que destacan sobre el resto: Giuseppe Meazza (1910-1979), Gianni Rivera (1943) y Roberto Baggio (1967), a nuestro entender, y aunque es difícil elegir solo a tres, futbolistas como Buffon, Dino Zoff o Giampiero Boniperti podrían formar parte de ese top3. De esas tres estrellas del balompié, dos militaron en la Juve: Meazza y Baggio.

Giuseppe Meazza debutó con el club turinés un 18 de octubre de 1942 en un Derbi della Mole. Llegó a la Juve como una estrella ya consagrada; había ganado con su selección dos Copas Mundiales (1934 y 1938) y dos Copas Internacionales de Europa Central (1930 y 1935). Sin embargo, las lesiones no le habían respetado y llegó a la Vecchia Signora fuera de forma. Cambiaron su posición en el campo para evitarle grandes esfuerzos físicos, pero su rendimiento nunca fue el del futbolista que maravilló a Europa. Aun así, anotó 10 goles en 27 partidos de la temporada 1942/43. Al siguiente año fichó por el Varese.

Roberto Baggio llegó a la Juventus procedente de la Fiorentina, que recibió por su traspaso 25 000 millones de liras (unos 13 millones de euros), y se convirtió en el futbolista mejor pagado del fútbol italiano. Debutó en la temporada 1990/91 y jugó con la Juve hasta el año 1995. Disputó 200 partidos y anotó 115 goles, además de ayudar a ganar un Scudetto (1995), una Copa Italia (1995) y una Copa de la UEFA (1993). Mientras militaba en la escuadra de Turín fue galardonado con el Balón de Oro.

Ahora ya sabes que dos de los tres mejores futbolistas italianos de todos los tiempos militaron en algún momento en la Juventus de Turín.

Puedes pedirnos información sobre nuestras academias -Cabanillas del Campo (Guadalajara) y Mirabal en Boadilla del Monte (Madrid)- a través de nuestra web, en las redes sociales o llamando al 667 730 359.