Las primeras botas de fútbol (más bien de un deporte antiguo muy similar) de las que se tiene constancia pertenecieron al rey de Inglaterra y señor de Irlanda Enrique VIII. No se sabe con detalle cómo eran, aunque sí se conoce el nombre de su fabricante: Cornelius Johnson. Poseemos más datos del siglo XIX, cuando el fútbol empezó a popularizarse. En aquellos tiempos las botas no estaban diseñadas para correr más o para imprimir efectos a la pelota, sino para que duraran y protegieran el pie. Además, aparte de cuero, también se construían con algo de acero; recibir una buena patada en aquella época debía de ser bastante doloroso, mejor no pensarlo.

En 1863 la Football Association prohibió el uso de ciertos elementos que pudieran infringir daño al rival. También hay que tener en cuenta que, debido al clima que impera en Gran Bretaña, muchas veces los futbolistas jugarían empapados de agua. Pues bien, se calcula que el peso de ese calzado mojado era de 1kg.

En las primeras décadas del siglo XX el diseño no cambió mucho, principalmente debido a que en Europa había más preocupación por guerrear que por mejorar las equipaciones. En la década de 1950, la marca alemana Adidas introdujo los tacos intercambiables para que el calzado pudiera adaptarse a distintos tipos de terreno. También se empezaron a utilizar materiales sintéticos que reducían considerablemente el peso de la bota.

Otro avance importante fue dejar el tobillo al descubierto. Las botas altas eran más seguras, pero más incomodas para correr y para chutar al balón. En la década de 1990, a la mejora del calzado se unió la mejora del marketing. La empresa española Joma empezó a fabricar sus botas con colores distintos al habitual. La imagen de un gol de Alfonso con botas blancas en una Eurocopa dio la vuelta al mundo y, pocos años después, ya era difícil ver a un jugador llevar el clásico color negro. Como podemos ver, desde los inicios de nuestro deporte hasta la actualidad las cosas han cambiado mucho.

Si quieres que tus hijos jueguen en alguna de nuestras academias de fútbol -Cabanillas del Campo (Guadalajara) y Mirabal en Boadilla del Monte (Madrid)– no esperes más. En la web podrás contactarnos y preguntarnos cualquier duda, o si lo prefieres llama al 667 730 359.