Los que hemos jugado al fútbol sabemos que la principal razón por la que los niños o niñas empiezan a practicar este deporte es sencilla: es muy divertido. Durante un partido ocurre un sinfín de anécdotas graciosas que luego son comentadas entre risas al finalizar el encuentro y sirven para estrechar lazos entre los compañeros.

El compañerismo y la generación de los lazos de amistad, es ya una razón más que suficiente para querer que nuestros hijos den patadas a un balón buscando la portería rival, pero no es la única.

El deporte ayuda a los niños a tener un estado general de salud óptimo, que se traduce en un mejor estado de ánimo. Es una herramienta perfecta para prevenir la obesidad infantil, por un lado por la actividad física que se practica, y por otro porque sustituye a otros tipos de actividades más sedentarias. Reduce enormemente el riesgo de contraer ciertas enfermedades en la edad adulta: osteoporosis, hipertensión, diabetes… Además, los chicos que realizan algún tipo de actividad física poseen mucha más energía y desarrollan un potencial enorme en otras actividades del día a día. No son pocas las ventajas.

Si te animas a apuntar a tu hijo/a en alguna de nuestras academias (Cabanillas del Campo o Boadilla del Monte-Colegio Mirabal) puedes solicitar más información a través del formulario de contacto, vía telefónica o directamente en cualquiera de nuestras sedes.