Este sábado se disputa la final de la Champions League entre la Juventus F.C. y el Real Madrid. Si bien la Juventus es el club que ha conseguido más títulos del calcio, 33 scudettos, su suerte en Europa ha sido más desigual: ha disputado ocho finales y ha conseguido ganar dos torneos. El primer título lo consiguió ante el Liverpool  en 1985 en el estadio de Heysel tras ganar 1-0. El segundo lo consiguió en la tanda de penaltis ante el Ajax de Ámsterdam en un partido disputado en el Estadio Olímpico de Roma. La última final disputada por La Vecchia Signora fue ante el F.C. Barcelona en el año 2015, donde un penalti claro no señalado a Pogba fue decisivo en el desenlace del partido.

Sin embargo, el estado de forma en el que llega la Juve invita al optimismo: acaba de conseguir su sexto scudettto consecutivo, algo nunca visto en el calcio, además de ser el equipo menos goleado. Jugadores como Alves, Higuaín o Cuadrado llegan en un gran momento de forma. Y como no, Gianluigi Buffon, el portero que ha defendido durante 16 temporadas la elástica del equipo. Es una injusticia que un jugador de esta categoría no haya conseguido ganar nunca la Champions y la final de este sábado puede ser la gran oportunidad de conseguir esa gesta, como ya hicieron leyendas como Gianluca Vialli, Alessandro Del Piero, Antonio Conte, Michel Platini o Paolo Rossi.

En todo caso, va a tocar sufrir. Porque sí. Porque es la Champions, la competición más  prestigiosa del mundo a nivel de clubes, porque es la Juventus…. Cuando finalice el partido sabremos si nuestro querido club turinés se habrá ganado el derecho de lucir una tercera estrella en su camiseta.

¡Forza Juve!