En la Juventus Academy (puedes visitar nuestras instalaciones de Mirabal y Cabanillas del Campo, llamar al 667 730 359 o contactar por la web para conocernos) damos importancia a los aspectos del entrenamiento que ayudan a la mejora del desempeño futbolístico de los chavales, tanto desde el punto de vista de la técnica individual como de la táctica. Sin embargo, si hay algo a lo que damos mayor prioridad es a formar personas. Hay ejemplos de futbolistas que nos inspiran y que nos sirven para insistir en este empeño.

En el post dedicado al Trío Mágico ya hablamos sobre John Charles, el gigante galés (1931-2004). En una encuesta realizada con motivo del centenario de la Juve a finales de la década de 1990, los aficionados bianconeros eligieron a Charles como el mejor futbolista extranjero que pasó por el club. Este resultado tiene mucho mérito. Por un lado, son muchísimos los foráneos de gran calidad que han  pasado por la escuadra de Turín (Platini, Zidane, Zbigniew Boniek, Sívori…); por otro lado, Charles jugó en las décadas de 1950 y 1960, muchos de los votantes de la encuesta no lo habían visto jugar. Otro dato curioso: su compañero, el argentino Sívori, ganó el Balón de Oro y él no. ¿Por qué entonces eligió la afición a John Charles?

Probablemente existan varias respuestas: su capacidad para jugar de delantero o de defensa, ser máximo goleador de la liga en la temporada 1957/58, su aspecto intimidatorio… Pero nosotros creemos que la respuesta es otra: su calidad humana. John Charles era conocido como «El Gigante Bueno». En su paso por Italia no vio jamás ninguna tarjeta, ni amarilla ni roja. Una vez dejó de marcar un gol claro porque un jugador rival se encontraba inconsciente en el suelo. Su compañero, Omar Sívori, declaró en la revista Tuttosport: «Quiero que todos entiendan lo que John significa para nosotros, sobre todo para mí. Es único, inimitable. Nunca encontrarás a un hombre mejor que él, ni más honesto, ni más sobrio. El que no esté de acuerdo con John tiene que ser una mala persona. Digo esto como su amigo. Lo admiro como ser humano antes que cómo futbolista».

Estos son los deportistas que inspiran a la Juventus Academy.