En el año 2013 unos investigadores de la Universidad de Extremadura publicaron un estudio* en el que pretendían averiguar qué diferencias físicas podían encontrarse entre jóvenes que practicaban habitualmente el fútbol y los que no entrenaban con regularidad. Para ello se seleccionaron a 44 chicos de entre 16 y 18 años; 22 de ellos jugaban en División de Honor Nacional (grupo E) y el resto no había entrenado sistemáticamente en los 6 meses anteriores al estudio (grupo NE). Se midieron los siguientes parámetros: peso, altura, pliegues cutáneos (el grosor de la grasa bajo la piel), diámetros óseos, perímetros musculares e índice de masa corporal (IMC).

Una vez obtenidos y analizados los resultados, se comprobó que las variables peso e IMC eran más bajas en el grupo E. También los integrantes de este grupo tenían valores más bajos en la medición de los pliegues cutáneos (menos grasa), sobre todo en el abdomen, los omóplatos y en la zona del tríceps. Otra diferencia que se encontró es en la medición del perímetro de las piernas, mayor en el grupo E. El porcentaje de grasa corporal era mayor en el grupo NE, y el porcentaje de masa muscular era mayor en el grupo E.

Menos grasa y más músculo, esta es la consecuencia de la práctica continuada del fútbol. Puedes visitar nuestras instalaciones de Mirabal y Cabanillas del Campo, llamarnos al teléfono 667 730 359 o contactar con nosotros a través de nuestra web si quieres que tu hijo practique deporte con nosotros.

Pablo Jesús Iglesias SánchezFrancisco Javier Grijota PérezMaria Carmen Crespo CocoFrancisco Llerena RuízDiego Muñoz Marín (2013). Efectos de la práctica de fútbol sobre la composición corporal, en jóvenes deportistas entrenados y no entrenados.  European Journal of Human Movement. V. 31, págs. 135-146.